Noticias







Edifico de Mossos d'Esquadra Sabadell

27 / 05 / 2020

La semana próxima comenzaremos trabajos de higienización y desinfección de conductos de aire acondicionado en el edificio de Mossos d’Esquadra de Sabadell. 








Parlament de Catalunya

14 / 05 / 2020

Por tercer año consecutivo nos encontramos realizando trabajos de descontaminación y desinfección de conductos de aire acondicionado en el Parlamento de Catalunya. 








WTC Cornella de Llobregat

14 / 05 / 2020

La semana próxima iniciaremos trabajos de desinfección y descontaminación en conductos de aire acondicionado en WTC CORNELLA DE LLOBREGAT. Seguimos trabajando para que cada ambiente que transites sea más saludable. 








Desinfeccion a terceros

30 / 04 / 2020

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha advertido de que hay empresas no autorizadas que están ofertando servicios de desinfección de superficies, sin embargo estos tratamientos en espacios públicos y privados e instalaciones de cualquier naturaleza solo la pueden realizar las empresas inscritas en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de Canarias (ROESBCA).

En este sentido, señaló que únicamente las empresas autorizadas pueden utilizar productos biocidas incluidos en el listado de virucidas emitido por el Ministerio de Sanidad, demostrando "eficacia frente a virus atendiendo a la norma UNE-EN 14476". Además, apuntó que entre los productos aprobados para este fin no figuran ni el ozono ni el dióxido de cloro.

Al respecto, indican que una de las principales vías de transmisión del virus SARS-CoV-2 es el contacto con superficies contaminadas por el virus, de ahí que expone que una desinfección "exhaustiva con productos adecuados es fundamental" para prevenir el contagio, mitigar la expansión del virus y contener la propagación de la enfermedad por COVID-19, según informó el Gobierno regional en nota de prensa.

Las Unidades NBQ de las Fuerzas Armadas y la Unidad Militar de Emergencias han sido autorizadas a utilizar biocidas aprobados por el Ministerio de Sanidad para realizar labores de desinfección para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus, mientras se mantenga el estado de alarma decretado por el Gobierno central.

De este modo, para saber si una empresa que oferta servicios de desinfección está autorizada se puede consultar el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de Canarias (ROESBCA) de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud, donde están inscritas todas las empresas de servicios biocidas autorizadas en Canarias para llevar a cabo tratamientos de control de plagas.

Link para control de empresas que pueden realizar el servicio de desinfección a terceros:

http://www.sp.san.gva.es/sscc/biocidas/biocidasE.jsp








El fraude toma el sector de la desinfección

28 / 04 / 2020

Ya sea de forma voluntaria o con intereses comerciales, el intrusismo laboral en el sector de la desinfección virucida está poniendo en juego vidas humanas.

La desinfección es uno de los grandes frentes desde donde se está librando la batalla contra el coronavirus. Con el estallido de la pandemia ha aumentado exponencialmente la necesidad de desinfectar espacios públicos y privados. Tanto es así, que un gran número empresas de limpieza, jardinería e incluso mantenimiento de piscinas están ofreciendo servicios de descontaminación de Covid. Anuncian fraudulentamente servicios para los que no están cualificados, utilizan productos químicos que se deben suministrar bajo unas medidas de seguridad que no se están respetando, y así no solo se retrocede en la lucha contra la pandemia, sino que se están poniendo en peligro las vidas de sus empleados y las de sus clientes.

Principalmente, el miedo y la falta de conocimiento están llevando a las personas a tomar medidas desesperadas. En este sentido hay que diferencias a las personas que voluntariamente están desinfectando, de las actuaciones comerciales. En el primer caso, asociaciones como Anecpla (la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental) se prestan para asesorar de forma gratuita a estos voluntarios que lo necesiten. En el segundo, la intencionalidad es otra, porque se está cometiendo intrusismo laboral buscando un beneficio económico.

"Podemos ver estos días empresas que se dedican a la jardinería, el mantenimiento de piscinas, la limpieza, y múltiples sectores más, que hoy se autoproclaman especialistas en desinfección, y es más algunos salen hablando en diferentes medios como expertos en desinfección, haciendo afirmaciones peligrosas y desacertadas", afirma Jorge Galván, Subdirector en Anecpla.

El oportunismo lleva hasta tal extremo que proveedores de distintos tipos de maquinaria, como hidrolimpiadoras, pistolas de alta presión para pintar, depósitos de productos químicos, etc., están animando a sus clientes, como por ejemplo pintores, para que hagan labores de desinfección.

Desde que estalló la pandemia, constantemente, se están repitiendo malas praxis, como tractores fumigando calles, personas que aplican desinfecciones con vapor, otras que ofertan desinfecciones contra el coronavirus utilizando productos con poder bactericida y fungicida pero no virucida. "Vemos que se utilizan productos en nebulización que no son aptos para tal uso, al igual que pulverizaciones que garantizan una desinfección total. Empresas que dicen que nebulizan y en el video promocional están atomizando (ni siquiera son capaces de distinguir los tipos de aplicación)", critica Galván.

Para no cometer ningún error, principalmente hay que distinguir tres conceptos: fumigar, pulverizar y nebulizar. Actualmente la técnica más eficaz para realizar una desinfección es la nebulización, preferentemente en frío, y con productos aptos para esta técnica, ya que no todos lo son. La cuestión es que esta técnica con estos productos, solo los puede llevar a cabo personal profesional especializado, que trabaje para una empresa de sanidad ambiental, y que estén registradas en el ROESB (Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas). Esta norma también está recogida en la legislación europea.

La falta de conocimiento no solo está poniendo en riesgo a la persona que aplica el producto, sino también a otras personas que por desconocimiento permanecen en las instalaciones mientras se realiza el tratamiento. Por ejemplo, como se observa en el vídeo que aparece en esta pieza, se está desinfectando sobre cajas de fruta en el almacén de un supermercado y además los operarios que están trabajando al lado, no tienen ningún tipo de protección.

Para trabajar con biocidas se debe utilizar equipos de protección individual que protejan contra el riesgo químico y biológico. Los expertos recomiendan el uso de mascarillas, gafas, mono, guantes y cubre calzados. Denuncian que en los medios están viendo a profesionales que están aplicando biocidas solo con mascarillas (que además no son aptas) y guantes, dejando expuesto el resto de su cuerpo. En este sentido se exponen a el contagio de Covid-19 e intoxicaciones químicas.

¿Dónde está el fraude?

"Si entendemos por fraude garantizar que se ha realizado una desinfección contra un virus letal como es SARS-CoV-2 y no utilizar los productos, ni técnicas adecuadas correctamente, sí podemos hablar de fraude. También se puede hablar de fraude cuando se garantiza que la desinfección dura X días. Los desinfectantes no tienen residualidad, cuando se aplica el desinfectante actúa contra los virus presentes pero no permanece en el tiempo en la superficie" afirma Sergio Monge, presidente de Anecpla.

Generalmente estas empresas se anuncian en internet, tanto en páginas web como en redes sociales. Como ha podido comprobar este periódico contactando directamente con estas empresas, en algunos casos, no les ha dado tiempo ni a incluir este nuevo servicio en su página web. En otros casos este tipo de empresas llegan a publicitarse a través de la televisión, radio y periódicos ofreciendo productos y técnicas con resultados milagrosos, residuos cero, y sin tiempo de seguridad para volver a ocupar las instalaciones.

La falta de conocimiento no solo está poniendo en riesgo a la persona que aplica el producto, sino también a otras personas que por desconocimiento permanecen en las instalaciones mientras se realiza el tratamiento. Por ejemplo, como se observa en el vídeo que aparece en esta pieza, se está desinfectando sobre cajas de fruta en el almacén de un supermercado y además los operarios que están trabajando al lado, no tienen ningún tipo de protección.

Para trabajar con biocidas se debe utilizar equipos de protección individual que protejan contra el riesgo químico y biológico. Los expertos recomiendan el uso de mascarillas, gafas, mono, guantes y cubre calzados. Denuncian que en los medios están viendo a profesionales que están aplicando biocidas solo con mascarillas (que además no son aptas) y guantes, dejando expuesto el resto de su cuerpo. En este sentido se exponen al contagio de Covid-19 e intoxicaciones químicas.

¿Dónde está el fraude?

"Si entendemos por fraude garantizar que se ha realizado una desinfección contra un virus letal como es SARS-CoV-2 y no utilizar los productos, ni técnicas adecuadas correctamente, sí podemos hablar de fraude. También se puede hablar de fraude cuando se garantiza que la desinfección dura X días. Los desinfectantes no tienen residualidad, cuando se aplica el desinfectante actúa contra los virus presentes pero no permanece en el tiempo en la superficie" afirma Sergio Monge, presidente de Anecpla.

Generalmente estas empresas se anuncian en internet, tanto en páginas web como en redes sociales. Como ha podido comprobar este periódico contactando directamente con estas empresas, en algunos casos, no les ha dado tiempo ni a incluir este nuevo servicio en su página web. En otros casos este tipo de empresas llegan a publicitarse a través de la televisión, radio y periódicos ofreciendo productos y técnicas con resultados milagrosos, residuos cero, y sin tiempo de seguridad para volver a ocupar las instalaciones.

Cómo detectar el timo

Para diferenciar una empresa profesional de otra que no lo es, lo más sencillo es buscar en internet, a través de las Consejerías de Sanidad de las respectivas Comunidades Autónomas donde tienen un listado de las empresas registradas. "Otra opción es buscar en las webs de asociaciones sectoriales como Anecpla, donde además de empresas registradas en el ROESB, son empresas que cumplen con un código deontológico que las posiciona como empresas de referencia en el sector".

¿El ozono es realmente válido?

Actualmente, la desinfección con ozono está adquiriendo una gran popularidad, pero lo cierto es que ninguna autoridad competente lo ha acreditado para su uso. "En Europa estamos en un periodo transitorio de autorización de los productos químicos existentes. En estos momentos, hay productos que están evaluados y otros no, aunque se puedan utilizar. En el caso del ozono, aunque se puede utilizar, todavía no está evaluado a nivel europeo, ni nacional, por lo tanto no están definidas las dosis, ni sistema de aplicación adecuado para que el ozono sea eficaz contra el virus. Esta es la razón por la que nosotros recomendamos utilizar los desinfectantes con capacidad virucida demostrada que se recogen en el listado que el Ministerio de Sanidad ha colgado en su página web", detalla Galván.

En definitiva, apuntan que en el caso del ozono solo se puede confiar en la buena fe del comercializador, pero no hay entidades independientes que acrediten su eficacia.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/espana/2020-04-11/empresas-desinfeccion-fraude-intrusismo-laboral-coronavirus-anecpla_2542319/








Propuestas para la reapertura de bares y restaurantes

24 / 04 / 2020

La hostelería se encuentra sumida en un momento de extrema dificultad económica debido al cierre de sus establecimientos por el actual estado de alarma. De cara a la reapertura de bares y restaurantes, el sector ultima una serie de propuestas que agilicen su vuelta a la actividad. Estas son algunas:

Valencia

Varias son las propuestas de la Federación de Hostelería de Valencia al Ayuntamiento para reactivar el sector cuando sea derogado el decreto del estado de alarma y la actividad económica vuelva a la normalidad:

Nuevos horarios. La principal es prolongar el horario de cierre de verano, hasta la 1.30 horas de marzo a octubre fines de semana y festivos, hasta el resto del año, con el fin de recuperar ingresos para los establecimientos.

Menos restricciones a las terrazas. Anulación del pago para todo el año de las tasas de terrazas, así como la no aplicación de los incrementos este año en cada una de las tres zonas. Revisión y reversión de las restricciones de terrazas que se adoptaron en algunas zonas de la ciudad (Ruzafa, Carmen o centro, entre otras), tomando como referencia su situación anterior, y permitir la ocupación de los colindantes en ambos lados de la fachada de los locales. Otra de las iniciativas es que no se apliquen restricciones de terrazas en otros barrios y especialmente, en la resolución de nuevas peticiones realizadas de ocupación.

Propuestas en Madrid

1,5 metros de distancia entre empleados. Los trabajadores de hostelería deberán mantener una distancia de metro y medio y se les prohibirá el uso del móvil o salir a fumar; los productos entregados en los locales serán desinfectados uno por uno; y las terrazas se redistribuirán en aras de una mayor seguridad para el cliente son algunas de las medidas que recoge una guía técnica elaborada por la patronal Hostelería Madrid para la reapertura de bares y restaurantes tras la COVID-19.

Vajilla. Otras recomendaciones son no desinfectar la vajilla de forma manual sino en el lavavajillas, evitar colocar servilleteros u otros elementos que sean focos de contaminación; redistribuir las terrazas, bien separando las mesas o colocando elementos de protección; y que los empleados accedan a su puesto con la ropa y calzado de trabajo y mascarilla, explica la guía, que ha sido remitida al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

La guía está enfocada a planificar las tres fases de los negocios:

Preapertura: los empresarios harán una limpieza y desinfección exhaustiva del local antes de abrir. No será necesario mantener la misma oferta gastronómica en todo el rango horario, ya que habrá que adaptarse a la nueva demanda y las nuevas costumbres.

Vestuarios y entrada de personal: los trabajadores accederán a su puesto con la ropa y calzado de trabajo, con lavado de manos y mascarilla. Queda prohibido salir a la calle con el uniforme y calzado de trabajo; por lo tanto, no podrán hacerse salidas para fumar, compras de última hora o imprevistos. Se respetará la distancia de 1,5 metros y se prohibirá el uso del móvil y efectos personales por motivos de contaminación.

Recepción de pedidos: es importante establecer diferentes rangos horarios para la recepción de las mercancías para poder desinfectar la zona de recepción entre pedido y pedido. Se eliminarán los envoltorios de los productos antes de que entren en el local, se desinfectarán, uno por uno, y los productos frescos entrarán en box de plástico previamente desinfectado.

Elaboraciones: los flujos de trabajo en las cocinas deberán estar muy segmentados y, si es posible, se delimitarán los espacios con cinta adhesiva de seguridad. La correcta colocación de los EPI del personal de cocina será fundamental. El lavado de manos constante es obligatorio independientemente del uso de guantes, que deberán cambiarse para cada actividad.

Sala: se deberá reestructurar la disposición de las mesas en la sala con el fin de respetar el régimen de distancias entre ellas, que deberá ser de 1,5 metros. Habrá geles de hidroalcohol en la entrada del local y a la salida de los aseos.

Barra: se recomienda el menor número de personas en la barra si esta no tiene un tamaño que permita la separación entre trabajadores. Se valorará si se mantiene el servicio en mesa o se pide al cliente que recoja el pedido en la barra, para evitar el acercamiento entre personal y clientes.

Islas Baleares

Abrir sólo las terrazas. La Asociación de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Mallorca, Restauración CAEB, propone que todos los establecimientos que disponen de terraza puedan iniciar su actividad tan pronto como se acabe el confinamiento global de la población, al considerar que son espacios abiertos y seguros. Para la patronal de restauración, integrada en la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), esta medida sería exclusiva para los establecimientos con terraza propia u ocupación municipal de vía pública y contemplaría su uso como único espacio habilitado para la actividad de restauración en una primera e inmediata fase quedando bloqueados al público las salas interiores.

Distintivo hostelería segura

Hostelería de España, organización empresarial que representa a los 300.000 restaurantes, bares, cafeterías, pubs y alojamientos turísticos, y diversas asociaciones de hostelería provinciales, ultima la creación de un distintivo acreditativo de 'hostelería segura', que dé confianza a los trabajadores y clientes sobre el cumplimiento de una serie de medidas de limpieza, salud e higiene en los establecimientos una vez estos reactiven su actividad.

El protocolo al que hace referencia este distintivo incluirá varias medidas como el control de temperatura a la entrada del establecimiento, reajuste del aforo con una distancia mínima de separación entre mesas, implantación de dispensadores de hidrogel para favorecer las mejores condiciones de higiene o extremar la higiene en la manipulación de alimentos, así como en la limpieza de todo tipo de utensilios del local y baños. El nuevo distintivo contará con tres variantes diferentes como son la 'Hostelería segura', 'Restaurante seguro' y 'Bar seguro'.

Los chefs franceses reclaman la apertura de los restaurantes

La situación no es muy diferente en otros países afectados por el coronavirus. Como ejemplo, os grandes cocineros franceses reclaman al presidente, Emmanuel Macron, la reapertura de los restaurantes, y se comprometen a adaptar sus locales para cumplir las medidas de seguridad contra la pandemia de la COVID-19.

Los chefs están ultimando una guía de buenas prácticas que incluyen medidas destinadas a evitar que en sus locales se propague el virus.

Aumentar la distancia entre clientes, favorecer el pago telemático desde el momento de la reserva para evitar el contacto con los terminales de tarjetas de crédito y proponer un servicio de desinfección permanente de manos son algunas de esas iniciativas.

Fuente: https://www.lasprovincias.es/comunitat/propuestas-reapertura-bares-20200423203000-nt.html








Cañones de ozono contra bacterias y virus (COVID19)

06 / 04 / 2020

Lual Calidad Ambiental, S.L., siempre en pos de mejorar sus servicios.

Hemos adquirido cañones de ozono, para la realización de tratamientos de choque contra bacterias y virus.

El tratamiento del aire interior y superficies con ozono, mediante generadores de ozono, siempre bajo control técnico adecuado (auditoría, mantenimiento, eficacia, analíticas y control de residual de ozono). El ozono se puede aplicar en continuo o mediante tratamientos de choque (con cañones de ozono). Hay que destacar que el ozono también es efectivo en todo tipo de superficies incluidos los textiles (tapicerías, colchas, moquetas, etc.).

Estamos preparados para ofrecer desinfecciones a viviendas particulares, oficinas, Industria alimentaria, taxis, autobuses y coches particulares.


Más información: 626483650 - 963462464











Ponle freno al coronavirus!!

12 / 03 / 2020

Lual Calidad Ambiental, SL, ofrece el servicio de desinfección de instalaciones mediante nebulización con desinfectantes de amplio espectro, para prevenir la propagación de bacterias y virus dañinos como el virus de la gripe o el coronavirus. Este servicio es especialmente recomendable para empresas y organizaciones con instalaciones con constante afluencia de ciudadanos: hoteles, recintos feriales, atracciones turísticas, centros lúdicos, centros comerciales, etc.

Llámenos y le daremos la información que necesita:

Tel. 963483952 / 963462464

Móvil (Whatsapp): 626483653 / 635043027 


 









Jomipsa cuenta con Lual Calidad Ambiental

03 / 12 / 2019

En los próximos días empezaremos trabajos de descontaminación y limpieza de conductos en JOMIPSA








Comenzamos trabajos en Puerto de Valencia!

18 / 11 / 2019

En este mes de noviembre comenzamos trabajos de descontaminación de conductos de MSC








Hospital IMED Elche

31 / 10 / 2019

En los próximos días comenzaremos la descontaminación de red de conductos metálicos de aire acondicionado en Hospital IMED de Elche








Hospital Clínica Benidorm

29 / 08 / 2019

Iniciamos trabajo de higienización y desinfección de conductos en Hospital Clínica Benidorm









Palacio Congresos Valencia

19 / 08 / 2019

...y un año más realizaremos trabajos de descontaminado de conductos de aire acondicionado en el Palacio de Congreso de Valencia








Parlament Catalunya

05 / 08 / 2019

continuaremos en Agosto 2019 el trabajo de higienización de conductos en el Parlament de Catalunya 
 








Franqueses dels Vallès

18 / 07 / 2019

Hemos iniciado, el lunes 15 de julio 2019, trabajos de descontaminación en Centro de Recursos Agrarios de Franqueses del Vallès en Barcelona








Can Ribas

13 / 06 / 2019

Comenzamos asesoramiento para higienización de conductos en Can Ribas - Centro de Recursos Agrarios de Franqueses del Vallés, Barcelona








Comenzamos!

23 / 05 / 2019

Comenzamos trabajos de higienización de conductos en la Biblioteca Pública Nicolau Primitiu de Valencia








Hospital Quiron Valencia

06 / 05 / 2019

Realizando desengrasado del sistema de extracción en cocinas del Hospital Quirón de Valencia y hace unos días también en Hospital Quirón Torrevieja









Biblioteca Pública Nicolau Primitiu

28 / 02 / 2019

Iniciamos trabajo de auditoria y asesoramiento en la Biblioteca Pública Nicolau Primitiu de Valencia








Universidad Politécnica

19 / 12 / 2018

Se inicia proyecto de higienización de conductos de aire acondicionado en el Parque Científico de la Universidad de Valencia en Paterna








AGBAR COLLBLANC

18 / 12 / 2018

En estos días comenzamos higienización de conductos en las instalaciones del Edificio Agbar Collblanc de Barcelona








Leroy Merlin Massanassa

23 / 11 / 2018

Comenzamos trabajos en climatizadoras en Leroy Merlin (Massanassa)








Nortia cuenta con nosotros

08 / 11 / 2018

El próximo 12 de noviembre comenzamos Auditoria para higienización de conductos en los edificios del grupo Nortia Corporation








Casino Cirsa Valencia

24 / 10 / 2018


Comenzamos Auditoría de Calidad del Aire del Casino Cirsa Valencia








Leroy Merlin

17 / 10 / 2018

En estos días se realizará la higienización de conductos de Leroy Merlin (Alicante)








Mercadona también cuenta con nosotros

05 / 10 / 2018

Una vez terminado el trabajo de Auditoría en el Palacio del Parlament de Catalunya, comenzamos este fin de semana un nuevo trabajo en La base de Mercadona en Alicante








Nuevo Proyecto!

17 / 09 / 2018

Comenzamos nuevo proyecto!!!


El Parlament de Catalunya cuenta con nuestros servicios y en breve comenzamos la higienización de los conductos de aire interior.

Próximamente más noticias....








como afectan edificios a tu salud

03 / 08 / 2018

Cada vez más, la sociedad está tomando consciencia de la importancia de la sostenibilidad y de lo nociva que puede resultar para el ser humano la mala calidad del aire que respira. El gran volumen de coches que circula por nuestras ciudades, rodeadas de industrias produce una alta contaminación, especialmente en las grandes urbes como Madrid y Barcelona. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, en España se producen, cada año, 31 mil muertos a causa de este factor.

Todos somos conscientes del impacto de la contaminación en nuestra salud, pero reflexionamos menos sobre la calidad del aire que respiramos en el interior de edificios, donde pasamos entre el 80 y el 90% del tiempo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Grandes ciudades como Madrid o Barcelona tienen grandes índices de contaminación atmosférica
Grandes ciudades como Madrid o Barcelona tienen grandes índices de contaminación atmosférica (jslsvg / Getty Images/iStockphoto)

Nos pasamos la vida encerrados entre cuatro paredes, ya sean las de nuestras casas o las de la oficina y en los últimos años, la calidad del aire en estos espacios ha disminuido notablemente.

Edificios más contaminados provocan en nosotros problemas obvios como afectaciones respiratorias alergias, pero también otros que pueden pasar más desapercibidos como fatiga mental.

¿Qué contamina nuestras casas y oficinas?

“Cuando hablamos de problemas de calidad del aire interior no hablamos solo del aire contaminado que penetra en los edificios, también hay que añadir problemas propios del interior del edificio: materiales contaminantes, ácaros, materiales sintéticos, gases de los electrodomésticos, la misma humedad…”, explica Toni Nicolás Salamé, director general de Siber, empresa dedicada a sistemas de ventilación inteligentes. Según explica Alfonso Godoy, de Arqbag Cooperativa de Arquitectos, “hay dos fuentes de contaminación principalmente. Por un lado, la generada por las personas: humedad, cocina, productos químicos, tóner… Y por otro lado, la contaminación propia del edificio, el mobiliario, la pintura usada en las paredes…”.

Pasamos en casa o en el trabajo más del 80% de nuestro tiempo
Pasamos en casa o en el trabajo más del 80% de nuestro tiempo (NKS_Imagery / Getty Images)

A pesar de lo que podamos pensar, la contaminación en nuestros hogares puede ser aún más peligrosa que la de grandes oficinas, como reconoce Godoy: “En el hogar hay muchos contaminantes a bajas cantidades. Esto dificulta su detección y, además, como aparecen juntos, la reacción es peor”.

La obsesión por construir edificios energéticamente eficientes ha llevado a un grado cada vez más elevado de hermetismo en los edificios y los problemas de ventilación han disparado la contaminación del aire que respiramos en su interior.

Hay que reducir la factura energética, pero sin olvidarse de la salud de las personas

“Hemos pasado de la obsesión por el déficit energético a buscar un equilibrio entre energía y salud. Hay que reducir la factura energética, pero sin olvidarse de la salud de las personas”, asegura Salamé.

Y es que aunque a partir de 2007 se empezaron a establecer los primeros mínimos de eficiencia energética a nivel europeo, “Hasta hoy no existen mínimos en cuanto a la hermeticidad, aunque se prevé que se establezcan en breve, ya que es un paso lógico para no malgastar energía”, explica David Fernández, ingeniero del despacho Celobert Cooperativa.

Sí que se han establecido medidas para renovar el aire de los edificios, la clave para poder respirar un aire limpio. Esto consiste en lograr “que el aire circule de forma controlada, cuando nosotros queramos”. “Hablamos de hermetismo en cuanto al aislamiento de los edificios se refiere, pero con control sobre la ventilación”, sostiene Fernández, que defiende que un edificio es eficiente “no porque sea hermético, sino porque reduce las infiltraciones indeseadas”. La clave de todo está en el control.

Sin un buen sistema de ventilación, tenemos una casa muy aislada pero con humedades

El arquitecto Alfonso Godoy asegura que la contaminación interior de los edificios “no es debida al hermetismo de los edificios”, sino a lafalta de ventilación: “Hay que controlar las entradas y salidas de aire porque suponen una gran pérdida de energía, pero los edificios herméticos deben llevar un sistema de ventilación que sea controlado”.

En este sentido, Godoy explica que reciben muchos casos de particulares que tras cambiar las ventanas de su casa han tenido problemas: “El usuario se encuentras que ahora tienen menos infiltraciones y ha reducido el gasto energético, pero sin un buen sistema de ventilación, tenemos una casa muy aislada pero con humedades”.

Soluciones:

Hay que tener en cuenta que existe una gran diferencia entre los sistemas de climatización o calefacción y los de ventilación: “El primero nos permite tener una temperatura de confort, pero no quiere decir que el aire sea limpio”, sostiene Salamé, que recuerda que el sector se rige por “directivas europeas y españolas cada vez más exigentes”. “El aire tiene que filtrarse muy bien. No es una cuestión de azar, hay tablas sobre los niveles de contaminantes en la atmósfera permitidos”.Existen muchas soluciones para lograr una ventilación que garantice los estándares de calidad del aire, sin renunciar a la máxima eficiencia energética de los edificios. Para David Fernández, de Celobert, “los hábitos son lo principal. Tener hábitos saludables y ventilar cuando toca, conectar los aparatos de climatización a la temperatura adecuada… Esto es lo que realmente funciona, tener usuarios conscientes

Instalar ventanas más aislantes también requiere de una buena ventilación

Instalar ventanas más aislantes también requiere de una buena ventilación (galitskaya / Getty Images/iStockphoto)

Los diseños arquitectónicos también juegan un gran papel: “Cuando diseñamos un edificio debe tener en cuenta la salud de las personas y que tengan un mínimo de demanda energética”, mantiene Fernández. Godoy, además, añade que estos diseños tienen que “permitir la ventilación del aire de forma natural, pero manteniendo el control sobre ello”.

En lo que respecte a sistemas de ventilación, “antiguamente el aire entraba y salía de forma natural”, recuerda Godoy, pero hay división de opiniones sobre cual es la mejor fórmula. Desde Siber se recomienda utilizar los denominados sistemas de doble flujo que logran filtrar correctamente tanto el aire que entra del exterior, como el propio aire contaminado que se acumula en el interior. “Si no queremos utilizar ventilaciones naturales, lo que comúnmente se conoce como abrir las ventanas, hay que utilizar estos sistemas”, asegura Salamé.


Un edificio es eficiente porque reduce las infiltraciones, no porque sea hermético

Alfonso Godoy, de Arqbag, en cambio, cree que la ventilación mecánica “implica una serie de problemas en los hogares”. “La gente no está acostumbrada a tenerlos en sus casas, requiere de instalación y si no realizamos un correcto mantenimiento, el remedio puede ser peor por la acumulación de bacterias”, añade.

En este sentido, el despacho Arqbag trabaja en un estudio para el Ministerio de Fomento, que se publicará durante este semestre, sobre el papel que puede jugar la arquitectura en diseños más eficientes: “La ventilación natural es más económica y va más con nuestra cultura”, asegura Godoy. El arquitecto explica que el estudio recoge “qué tendrían que hacer los arquitectos para lograr edificios que se puedan ventilar de forma natural”.








Ambientes cerrados: calidad del aire

03 / 08 / 2018

NTP 243: Ambientes cerrados: calidad del aire

Qualité de l'air´à l'intérieur des bâtiments

Indoor air quality

Las NTP son guías de buenas prácticas. Sus indicaciones no son obligatorias salvo que estén recogidas en una disposición normativa vigente. A efectos de valorar la pertinencia de las recomendaciones contenidas en una NTP concreta es conveniente tener en cuenta su fecha de edición.

Redactoras:

Mª José Berenguer Subils

Licenciada en Ciencias Químicas

Mª Carmen Martí Solé

Licenciada en Farmacia

CENTRO NACIONAL DE CONDICIONES DE TRABAJO

Con esta Nota Técnica de Prevención sobre la calidad del aire en los ambientes cerrados se inicia el tratamiento de un problema que no sólo afecta a la población laboral, sino también al resto de la comunidad, ya que está demostrado que el hombre urbano pasa entre el 80 y el 90% de su tiempo en ambientes cerrados, contaminados en mayor o menor grado. Este problema se ha visto potenciado desde que una creciente necesidad de ahorro energético ha llevado al diseño de edificios más herméticos, con una mayor recirculación del aire, y en consecuencia con un posible aumento de la contaminación interior. En esta NTP se tratará el tema de un modo general para seguir con otras específicas referentes a determinados ambientes o a aspectos parciales del tema.

Introducción

En el ámbito de las condiciones de trabajo tiene cada vez mayor incidencia el aspecto relacionado con la calidad del aire en locales dedicados a oficinas y servicios generales, es decir, en los que no se realizan actividades de tipo industrial. La sintomatología presentada por los afectados no suele ser severa y, al no ocasionar un exceso de bajas por enfermedad, se tiende a menudo a minimizar los efectos que, sin embargo, se traducen en una situación general de disconfort. En la práctica estos efectos son capaces de alterar tanto la salud física como la mental del trabajador, provocando un mayor estrés y con ello una disminución del rendimiento laboral. Para describir estas situaciones, cuando los síntomas llegan a afectar a más del 20% de los ocupantes de un edificio, se habla del "Síndrome del Edificio Enfermo".

En la actualidad se admite que aquellos ambientes que no disponen de ventilación natural y que están cerrados, para conseguir un mayor rendimiento del sistema de aire acondicionado, pueden ser áreas de exposición a contaminantes. Entre ellos se encuentran oficinas, edificios públicos, escuelas y guarderías, edificios comerciales e, incluso, residencias particulares. No se conoce con exactitud la magnitud de los daños que pueden representar para la salud, ya que los niveles de contaminantes que se han determinado, principalmente en estudios realizados en oficinas y en residencias particulares, suelen estar muy por debajo de los respectivos límites permisibles de exposición para ambientes industriales. Por otro lado, las técnicas tradicionales de la higiene industrial resultan, con frecuencia, inadecuadas o insuficientes para encontrar soluciones, ya que las causas primarias de esta situación son a menudo difíciles de identificar.

La calidad del aire en el interior de un edificio es función de una serie de parámetros que incluyen la calidad del aire exterior, la compartimentación, el diseño del sistema de aire acondicionado, las condiciones en que este sistema trabaja y se revisa y la presencia de fuentes contaminantes y su magnitud.

Evidentemente, el aire del interior de un edificio no debe contener contaminantes en concentraciones superiores a aquellas que pueden perjudicar la salud o causar disconfort a sus ocupantes. Estos contaminantes incluyen los que pueden estar presentes en el aire exterior que se introduce en el edificio y los originados por las actividades interiores, el mobiliario, los materiales de construcción, los recubrimientos de superficies y los tratamientos del aire. Las situaciones de riesgo más frecuentes para sus ocupantes son: la exposición a sustancias tóxicas, radioactivas e irritantes, la inducción de infecciones o alergias, las condiciones termohigrométricas no confortables y los olores molestos.

Efectos sobre la salud relacionados con el aire del interior de un edificio

En general, los contaminantes presentes en el aire ambiente penetran en el organismo por inhalación y por tanto afectan inicialmente al tracto respiratorio, pudiendo también ser absorbidos y afectar a otros órganos o acumularse en distintos tejidos. Asimismo, puede

haber contaminantes que provoquen irritación en los ojos o que generen problemas dérmicos (erupciones y picores). Los efectos sobre el tracto respiratorio son irritación de nariz, garganta y bronquios, con posibilidad de provocar cambios en la reactividad bronquial, o liberación de un mediador inducida por alérgenos que conducen a la aparición de rinitis, asma o neumonitis hipersensitivas. Por otra parte los contaminantes microbianos pueden provocar enfermedades infecciosas.

Los síntomas que se relacionan con una deficiente calidad del aire en el interior de un edificio son: dolor de cabeza, mareos, náuseas, fatiga, piel seca, irritación de ojos, congestión de senos nasales y tos. Es a menudo difícil diferenciar entre los causados directamente por el medio ambiente y los de origen psicológico. No hay que olvidar que un aire de pobre calidad provoca disconfort, pudiendo desencadenar reacciones psicológicas complejas, cambios de humor, de estado de ánimo y dificultades en las relaciones interpersonales.

Confort térmico y ventilación

El mayor número de quejas referentes a la calidad del aire del interior de un edificio entran dentro del apartado de confort térmico y ventilación. Según el National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH), en más del 50% de estudios realizados en edificios, los problemas eran causados por una inadecuada ventilación.

El confort térmico se basa en un equilibrio entre la actividad física y la ropa que se utiliza, por un lado, y la humedad relativa, la temperatura y velocidad del aire y la temperatura radiante media, por otro. La American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers (ASHRAE) ha desarrollado estándares, aplicables a espacios cerrados, que deben garantizar una situación de confort al 90% de la población. En general, el margen de valores considerados aceptables es relativamente estrecho, dada la relación que existe entre unas y otras variables. Un ligero aumento en la velocidad del aire, por ejemplo, puede desencadenar una serie de quejas aunque la temperatura se mantenga dentro de los límites aceptables.

Paralelamente, cuando la ventilación es incorrecta como consecuencia de un aporte insuficiente de aire fresco exterior, puede haber una acumulación de contaminantes de origen vario hasta unos niveles que resulten molestos para sus ocupantes. El aporte de aire exterior ha de ser suficiente para diluir los contaminantes hasta niveles que estén por debajo de la percepción humana y, evidentemente, de los considerados perjudiciales para la salud.

Tipos de contaminantes y fuentes de contaminación

Los ocupantes de un edificio son en sí una fuente de contaminación, ya que el ser humano produce de modo natural dióxido de carbono, vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos. Por otro lado, hay una serie importante de contaminantes que pueden ser generados por el propio edificio, por su contenido o pueden incluso depender de su ubicación. Otro grupo tiene su origen en combustiones que se producen en el interior. También el uso de productos de limpieza, mantenimiento y embellecimiento genera la presencia de contaminantes en el interior del edificio.

Algunas de estas fuentes producen mezclas complejas, como puede ser el humo de tabaco, los aerosoles y humos generados en la preparación de comidas, los aerosoles biológicos infecciosos y alérgenos generados en los circuitos de refrigeración y los propios del cuerpo humano. Un tratamiento cuantitativo preciso de estos contaminantes puede ser difícil, siendo la evaluación en muchos casos subjetiva.

Aunque el problema es difícil de abordar, se intenta sistematizar a partir de una clasificación de los contaminantes que se expone brevemente.

 

Productos de combustión

La presencia de cierto número de contaminantes químicos en el interior de un edificio es debida a productos procedentes de combustiones. La utilización de cocinas, estufas, secadoras, refrigeradores y quemadores de fuel-oil facilita la presencia de óxidos (CO, CO2, NO, NO2 y SO2) en el aire. Algunos de estos contaminantes puede llegar al aire a partir de fuentes exteriores debido a tomas de aire inadecuadas. Entre todos ellos destacan por su frecuencia los siguientes:

Dióxido de carbono

El dióxido de carbono es un gas que se forma por combustión de sustancias que contienen carbono. En locales no industriales la principal fuente está en la respiración humana y el fumar. Es un asfixiante simple cuya presencia a concentraciones altas provoca falta de oxígeno.

Monóxido de carbono;

El monóxido de carbono se forma por combustión incompleta de sustancias que contienen carbono. Su presencia en medios no industriales es debida a la emisión por motores de combustión interna en garajes dentro del edificio, la toma inadecuada de aire fresco exterior y el fumar. Tiene un efecto asfixiante al unirse a la hemoglobina de la sangre (formando carboxihemoglobina) y disminuir la capacidad de aporte de oxígeno hasta los tejidos.

Humo de tabaco

El hecho de fumar representa la liberación en el aire de una mezcla compleja de productos químicos (más de 3000 contaminantes conocidos). Además de monóxido de carbono, dióxido de carbono y partículas, se producen óxidos de nitrógeno y una amplia variedad de otros gases y compuestos orgánicos entre los que destacan aldehídos, tales como formaldehído y acroleína, hidrocarburos aromáticos policíclicos, incluído benzoapireno (BAP), nicotina, nitrosaminas, cianuro de hidrógeno, cetonas y nitrilos, así como cantidades apreciables de arsénico y cadmio.

Las partículas del humo de tabaco se hallan, en aproximadamente un 95%, dentro del intervalo respirable (diámetro 7 mm). En este sentido, su presencia en el aire del interior de un edificio es un problema que afecta tanto a fumadores como a no fumadores.

Materiales de construcción

Entre los materiales de construcción se hallan los empleados en aislamiento tanto general del edificio como térmico de las

instalaciones de aire acondicionado. De entre ellos cabe destacar las fibras, principalmente la de vidrio y los asbestos, y distintos tipos de compuestos orgánicos volátiles.

Fibras

La fibra de vidrio y los asbestos son dos tipos de fibras que presentan un riesgo potencial de contaminación, tanto si se generan en un ambiente industrial como en uno no industrial.

La fibra de vidrio está formada por material amorfo vidrioso. Se usa como refuerzo en plásticos, cauchos, papel y tejidos y como aislante térmico en los sistemas de aire acondicionado.

El término asbestos abarca distintas formas de silicatos minerales empleados normalmente en materiales de aislamiento. Aunque su utilización está prohibida o muy limitada en los edificios de nueva construcción, aún es frecuente en edificios antiguos, pudiendo ser fuente de contaminación durante la realización de trabajos de mantenimiento y remodelación, así como consecuencia de la degradación de los materiales que los contienen.

Compuestos orgánicos volátiles

Formaldehído: El formaldehído se emplea extensamente en la formulación de plásticos, especialmente en las resinas de melaminaformaldehído, urea-formaldehído y fenol-formaldehído usadas como aislantes térmicos y barnices. Una inadecuada formulación, un mal curado, así como la degradación producida con el paso del tiempo, son las causas de la emisión de este compuesto al aire ambiente. El formaldehído puede ocasionar irritación en las vías respiratorias y alergias y está considerado como una sustancia sospechosa de inducir procesos cancerígenos.

Disolventes: Otros materiales de construcción que pueden ser fuente de contaminación por generación de compuestos químicos en el aire del interior de un edificio son los muebles y elementos de decoración de madera y caucho, los agentes sellantes, colas, barnices, y materiales textiles. Entre los disolventes detectados con una mayor frecuencia se hallan: tolueno, xilenos, etilbenceno, trimetilbencenos, propilbencenos, n-nonano, n-decano, n-undecano e hidrocarburos clorados, entre ellos freones y 1,2-dicloroetano.

Productos de consumo

Los productos de consumo llegan continuamente a través del propio usuario. Incluyen productos utilizados ya en la construcción, tales como pinturas, de base acuosa (pueden contener mercurio como fungicida) y de aceite (hidrocarburos), barnices, plásticos, colas, disolventes, productos para sellado (muchos contienen anhídrido acético) y recubrimiento, fibras textiles, papel de pared y colas para empapelar, así como otros nuevos como pesticidas y repelentes (incluido el vehiculizante), productos de limpieza en general (incluyendo quitamanchas, limpia hornos y jabones para muebles y alfombras) y siliconas abrillantadoras, cosméticos, desodorantes, lacas para polo, etc. Aparte de los compuestos orgánicos ya citados en materiales de construcción, entre los productos de consumo destacan los que pueden agruparse como partículas y los pesticidas.

Partículas

Las partículas respirables pueden ser irritantes respiratorios, especialmente para asmáticos. En los ambientes no industriales la principal fuente de partículas finas (2-3 mm) es el humo de cigarrillo y los aerosoles procedentes de distintos tipos de pulverizadores. Los aerosoles de partículas de mayor tamaño (3 - 1 mm) incluyen fibras desprendidas de alfombras, escamas de piel humana, suciedad transportada desde el exterior, etc. A menudo la exposición a partículas en el interior de un edificio es superior a la existente en el exterior.

Pesticidas

En este grupo se incluye una gran variedad de dicumarinas, organofosforados, carbamatos o hidrocarburos clorados que se usan contra insectos, roedores y el crecimiento microbiológico. Mientras algunos son volátiles y tienen un tiempo de residencia limitado, otros pueden acumularse en el polvo y redistribuirse. Se desconocen los efectos para la salud asociados a exposiciones prolongadas a bajas concentraciones de muchos pesticidas y sus subproductos.

Otros contaminantes de interés

Ozono

Es un oxidante que en determinadas condiciones está presente en el aire exterior. En el aire interior se genera principalmente a partir de las máquinas fotocopiadoras, lámparas de descarga de altas frecuencias, lámparas ultravioletas y descargas de arco eléctrico. La utilización de ozonizadores para desodorizar el aire es, obviamente, otra fuente de generación.

Metales y compuestos metálicos

La presencia de plomo es debida generalmente a fuentes exteriores. También se ha detectado la presencia de hierro y manganeso sin poder justificar su origen. Por su parte, el sistema de aire acondicionado libera polvos conteniendo Al2O3. H2O, Al2O3. HCI y Al2O3.

CO2 procedentes de la corrosión del metal del que está construido parte del mismo.

Radón

Algunos contaminantes presentes en los suelos que rodean los edificios pueden también infiltrarse en el mismo a través de grietas en los cimientos, como es el caso del radón. El radón es un elemento gaseoso radioactivo procedente de la desintegración del radio y perteneciente a la familia de los gases nobles que emite partículas alfa. La exposición a esta emisión se ha relacionado con deterioro de tejidos e incluso con cáncer. El radón y sus productos de desintegración se encuentran en las zonas graníticas y en yacimientos de fosfatos. En algunos casos pueden también formar parte de los materiales de construcción.

Contaminantes biológicos

De la misma manera que se han considerado los contaminantes químicos, cabe también considerar a los microorganismos presentes en el aire interior. Para explicar la producción de aerosoles biológicos debe hacerse referencia a los conceptos de reservorio, multiplicador y diseminador. Un reservorio es un medio que reúne una serie de condiciones que permiten a los microorganismos sobrevivir en un determinado entorno, mientras que el multiplicador favorece que se reproduzcan y el diseminador actúa como introductor de los microorganismos y de sus metabolitos en el aire.

Los contaminantes biológicos, por otro lado, se clasifican básicamente como agentes infecciosos, antígenos y toxinas por ser éstas sus formas más usuales.

Agentes infecciosos

Las enfermedades infecciosas se transmiten más fácilmente en los ambientes cerrados que en el exterior, ya que el volumen de aire en el cual se diluyen los microorganismos es más bajo, el contacto directo es mayor y las personas pasan más tiempo en ambientes cerrados que en el exterior. También hay que considerar que muchas enfermedades contagiosas requieren el contacto directo entre huéspedes humanos para su transmisión, mientras que otras, tales como gripe, sarampión, viruela, tuberculosis y algunos resfriados comunes, se transmiten fácilmente por el aire pudiendo sobrevivir los microorganismos causantes de los mismos durante su paso a través del sistema de ventilación, si no se toman medidas específicas al respecto.

Otras enfermedades contagiosas se transmiten directamente desde reservorios al medio ambiente. Entre estas se encuentran la legionelosis y otras neumonías bacterianas y la mayor parte de las enfermedades debidas a hongos. La legionella, por ejemplo, sobrevive y se multiplica en torres de refrigeración, humidificadores, cabezales de ducha, en basura y agua en general, que actúan como reservorios y multiplicadores para los microorganismos. La diseminación ocurre cuando se altera un reservorio o cuando el aparato contaminado es además multiplicador y diseminador, como, por ejemplo, una torre de refrigeración o un humidificador.

Por otra parte, los hongos patógenos contaminan los suelos. Cuando éstos son alterados por el viento o por excavaciones, los hongos pueden introducirse en el ambiente del interior. También la presencia de nidos de los pájaros en los edificios es una fuente de contaminación por hongos.

Generalmente las enfermedades infecciosas transmitidas a través del aire pueden afectar el sistema respiratorio, al menos inicialmente, y los síntomas se manifiestan tanto en el tracto superior como en el inferior. Los agentes infecciosos pueden causar enfermedad en cualquiera de las personas expuestas, aunque el grupo de mayor riesgo corresponde a las que tienen problemas de salud y/o con un sistema inmunológico comprometido, especialmente niños y ancianos.

Para la toma de muestras de agentes infecciosos en aire se necesita un equipo especial y personal experimentado y no se realiza con mucha frecuencia. Mucho más habitual es la toma de muestra de agentes infecciosos en los reservorios y en los multiplicadores.

Antígenos

Antígeno es toda sustancia que al penetrar en un organismo animal dotado de un sistema inmunológico maduro es capaz de provocar una respuesta inmunitaria específica.

En general, cualquier proteína, glicoproteína o carbohidrato con un peso molecular superior a 10.000 daltons puede actuar como un antígeno. La mayor parte de los antígenos que pueden encontrarse en el aire de los ambientes cerrados proceden de microorganismos, artrópodos o animales. Los presentes en el aire pueden causar enfermedades tales como neumonitis hipersensitiva, rinitis alérgica y asma alérgico, entre otras.

Los síntomas característicos de la neumonitis hipersensitiva son: fiebre, escalofríos, ahogos, malestar y tos. En un principio la enfermedad parece una gripe para pasar luego a una neumonía aunque los síntomas remiten con el cese de la exposición. Sin embargo, exposiciones prolongadas pueden provocar un daño permanente en el pulmón. Los síntomas de la rinitis alérgica son mucosidades, picor de nariz y ojos y congestión de los senos nasales, mientras que los del asma alérgico son respiración dificultosa y opresión en el pecho como resultado de la constricción de los bronquios.

Entre los reservorios y multiplicadores para microorganismos determinantes de enfermedades de hipersensibilidad, se encuentran sustratos procedentes del exterior, tales como suelo, material vegetal (vivo y no vivo) y fuentes de agua, así como sustratos húmedos propios del medio ambiente interior. Los microorganismos pueden multiplicarse en cualquier agua estancada y pasar al aire al removerse ésta. En el caso de los hongos cualquier superficie sucia puede actuar como foco de reproducción, formándose esporas que quedan expuestas directamente a la corriente de aire y así son dispersadas por todo el edificio.

Toxinas

Las toxinas son sustancias segregadas por algunos microorganismos que producen efectos nocivos en los organismos vivos atacados.

La mayor parte de las toxinas microbianas presentes en el aire de un ambiente interior están constituidas por endotoxinas bacterianas y micotoxinas (procedentes de los hongos). Cuando la bacteria productora de la endotoxina crece, libera toxinas solubles dentro del agua (del humidificador, por ejemplo), a partir de la cual pasan al aire. Se asocia a las endotoxinas con algunos síntomas característicos de las neumonitis hipersensitivas y de la fiebre de los humidificadores.

Se conocen también casos de contaminación de edificios por hongos toxígenos y se han descrito síntomas agudos como resultado de la exposición a las micotoxinas en interiores. Sin embargo, se desconocen los factores que controlan la liberación de las micotoxinas en el medio ambiente. El característico olor a moho de las áreas en las que se hallan presentes hongos es debido a la producción, por parte de éstos, de sustancias  volátiles.

Factores que afectan a la calidad del aire en los ambientes cerrados

A modo de resumen se puede concluir que las deficiencias más frecuentemente encontradas son consecuencia de alguno(s) de los factores siguientes:

Una ventilación inadecuada

Generalmente es debida a:

a.   Un insuficiente suministro de aire fresco, como consecuencia de una elevada recirculación del aire o de un bajo caudal de impulsión.

b.   Una mala distribución y, consecuentemente, una mezcla incompleta con el aire exterior, que provoca estratificaciones del aire y diferencias de presión entre los distintos espacios y zonas del edificio.

c.   Una incorrecta filtración del aire debido a un mantenimiento incorrecto o a un inadecuado diseño del sistema de filtración.d.  Una temperatura del aire y humedad relativa extremas o fluctuantes.

La contaminación interior

Puede tener como origen al propio individuo, al trabajo, a la utilización inadecuada de productos (pesticidas, desinfectantes, limpieza, abrillantado), a los gases de combustión (fumar, cafeterías, laboratorios) y a la contaminación cruzada procedente de otras zonas poco ventiladas que se difunden hacia lugares próximos y los afectan.

La contaminación exterior

Entrada en el edificio de humos de escape de vehículos, gases de calderas, productos utilizados en trabajos de construcción y mantenimiento (asfalto, por ejemplo) y aire contaminado previamente desechado al exterior, que vuelve a entrar a través de las tomas de aire acondicionado. Otro origen puede ser las infiltraciones a través del basamento (vapores de gasolinas, emanaciones de cloacas, fertilizantes, insecticidas, incluso dioxinas y radón).

Está demostrado que al aumentar la concentración en el aire exterior de un contaminante, aumenta también su concentración en el interior del edificio, aunque más lentamente, e igual ocurre cuando disminuye. Por ello se dice que los edificios presentan un efecto de escudo.

La contaminación biológica

No suele ser frecuente en los edificios de oficinas, pero en determinados casos puede provocar una situación sanitaria delicada.

La contaminación debida a materiales empleados en la construcción

La utilización de materiales inadecuados así como con defectos técnicos puede ser una causa habitual de la contaminación del aire interior.

Métodos de control de la calidad del aire

Se basan en los métodos tradicionales de la higiene industrial.

Eliminar la fuente y/o sustituirla

Si se puede identificar el foco de la contaminación éste debe eliminarse. Si ello no es posible, se procurará sustituir el producto por otro con menor potencial contaminante. Esto significa evitar la utilización de materiales que puedan liberar sustancias contaminantes, que sean difíciles de mantener y que recojan polvo o moho.

Mitigar la acción de la fuente

Para aquellas fuentes que no puedan ser eliminadas se procurará limitar los efectos que producen recubriéndolas con pinturas adecuadas u otras barreras.

Diluir el aire interior con un aire menos contaminado

Disminuir la concentración de los contaminantes presentes mediante su dilución en un volumen de aire considerablemente mayor es un método habitual y la base de algunas normas sobre calidad del aire como la ASHRAE Standard 62.

Eliminar los contaminantes presentes en el aire con otros métodos distintos a la dilución

Se pueden realizar algunas operaciones concretas para eliminar el contaminante o reducir su concentración. Por ejemplo, neutralizar con amoníaco la presencia de formaldehído en el ambiente o utilizar la separación por filtración con un aspirador de polvo.

Comprobar la eficacia de la ventilación

Deben efectuarse los tests necesarios en puntos significativos del sistema de aire acondicionado para comprobar si los parámetros de funcionamiento son acordes con los de diseño.

Controlar las diferencias de presión

Dado que pueden ser la causa de los movimientos de los contaminantes de unos locales a otros, se tomarán las medidas necesarias para equilibrar las presiones en distintos puntos del edificio. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en algunos casos se dispone expresamente de zonas a diferente presión para control de los contaminantes.

Utilizar extracción localizada

Como forma de controlar la generación de algunos contaminantes en el mismo foco (operaciones de limpieza, abrasivos, cocinas, etc.).

Legislación

No existe hasta el momento en España legislación concreta sobre el tema. Sin embargo, la CEE a través de Parlamento Europeo ha presentado ya, en base a unas propuestas y en función de una serie de considerandos, una Resolución sobre la calidad del aire de los ambientes cerrados (Doc, A 2-156/88) en la que establece la necesidad de que la Comisión presente cuanto antes una propuesta de Directiva específica sobre el particular en la que se incluyan:

Una lista de sustancias a prohibir o a regular su uso, tanto en la construcción como en la limpieza de los edificios.

Unas normas de calidad aplicables a los distintos tipos de ambientes cerrados.

Unas prescripciones sobre el planteamiento, la construcción, la gestión y el mantenimiento de las instalaciones de aire acondicionado y de ventilación.

Unas normas mínimas sobre el mantenimiento de los edificios abiertos al público.

Más recientemente, la CEE ha publicado una Recomendación de la Comisión relativa a la protección de la población contra los peligros de una exposición al radón en el interior de edificios (90/143/Euratom).

Guías y concentraciones promedio permitidas

Diferentes organizaciones internacionales como la OMS y el CIBC (International Council of Building Research), privadas como la ASHRAE (American Society of Heating Refrigerating and Air Conditioning Engineers), y algunos países como Suecia (The Swedish Council of Building Research), Estados Unidos, Canadá y Australia han desarrollado guías y estandards de exposición.

Referencias de la necesidad de renovar el aire de ambientes cerrados con aire fresco se conocen ya desde mediados del siglo XVIII recomendándose aportaciones de aire fresco mínimas, por ocupante, para diluir las concentraciones de bioefluentes humanos y evitar las molestias debidas a malos olores.

En los años 70, ASHRAE publica diversos trabajos recomendando una aportación de aire fresco mínima de 34 m3/h por persona para evitar los malos olores y un mínimo absoluto de 8.5 m3/h por persona para mantener la concentración de dióxido de carbono por debajo de 2500 ppm, que es la mitad del límite de exposición promedio permisible en un ambiente laboral. En el más reciente ASHRAE Standard 62-1989 se recomienda un mínimo de 25.5 m3/h por persona para aulas de clase, 34 m3/h para oficinas y 42.5 m3/h para hospitales (zona de enfermos). Este estándar recomienda también aumentar dichos volúmenes cuando hay problemas de mezcla del aire en la zona de respiración o fuentes inhabituales de contaminación. Por otro lado, no hay que olvidar que la finalidad primaria de un sistema de aire acondicionado en un edificio de oficinas es proporcionar un buen nivel de confort térmico. Según ASHRAE 55-1981, la temperatura interior debe mantenerse entre 20 y 24 ºC en invierno y entre 23 y 26 ºC en verano. Este estándar no especifica la humedad relativa, que se considera que debe estar entre el 20 y el 60% (preferiblemente del 30 al 50%). En la Tabla 3 se presentan los valores indicados en la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

El sistema de aire acondicionado ha de asegurar que el aire de ventilación contenga concentraciones aceptablemente bajas de contaminantes, para lo cual debe estar adecuadamente diseñado y mantenido, ya que puede reducir los contaminantes hasta un límite aceptable por dilución con aire limpio exterior o por eliminación de los mismos mediante filtración. Según ASHRAE, un aire interior aceptable es aquel en el cual no hay contaminantes conocidos en concentraciones nocivas según determinan las autoridades competentes y una mayoría sustancial (80% o más) del personal expuesto no exprese insatisfacción. Evidentemente, la definición es imprecisa, no sólo en cuanto a niveles aceptables, sino también en cuanto al concepto de insatisfacción.

El ASHRAE estándar 62-1989 recomienda una concentración de dióxido de carbono máxima de 1000 ppm para lograr un mínimo confort, en el bien entendido de que esta concentración no representa ningún peligro para la salud.

No existen valores de referencia para regular la presencia de microorganismos en el ambiente, aunque el Comité para Bioaerosoles de la ACGIH (American Conference of Governmental Industrial Hygienists) ha publicado recientemente una Guía para la Valoración de Bioaerosoles en el Ambientes Interiores que puede utilizarse como punto de partida.

Para aquellos contaminantes químicos que no tienen establecido un valor de referencia ni se dan guías, se acepta (ASHRAE) que una concentración 1/10 TLV no produce un incremento significativo del número de quejas entre los miembros de un colectivo de trabajo no industrial. Este límite puede no ser suficiente para proporcionar un ambiente satisfactorio a individuos que, por ejemplo, sean extremadamente sensibles frente a un irritante u otro contaminante concreto. En la Tabla 4 se recogen las concentraciones máximas de contaminantes que pueden estar presentes en un aire exterior y que representan una calidad mínima del mismo para que pueda usarse para ventilación en un edificio cerrado. En la Tabla 5, se recogen, a título informativo y para contaminantes frecuentes en un aire interior, unos límites de exposición máximos de la OSHA y la ACGIH (USA) en un ambiente industrial y en la Tabla 6 concentraciones aconsejadas en el aire de interiores en función de los primeros. La Tabla 7 presenta los datos consensuados por un grupo de trabajo de la OMS sobre contaminantes de interiores.

Bibliografía

(1) ACGIH. COMMITTEE ACTIVITIES ANA REPORTS

Guidelines for Assesment and Sampling of Saprophytic Bioaerosols in the Indoor Environment App. Ind. Hig., 1987, 2(5), R - 10 - R - 16

(2) ACGIH COMMITTEE ON BIOAEROSOLS

Guidelines for Assessment of Bioaerosols in the Indoor Environment

American Conference of Governmental Hygienists, Cincinnati, Ohio, 1989

(3) ACGIH

Threshold Limit Values and Biological Exposure Indices for 1989-1990 American Conference of Governmental Hygienists, Cincinnati, Ohio, 1989

(4) ASHRAE Standard 62-1989

Ventilation for Acceptable Indoor Air Quailty

American Society of Heating, Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers, Inc., Atlanta, GA. 1989

(5) BURGE, H. A. y HOYER, M. E.

Indoor Air Qualilty

Appl. Occup. Environ. Hyg. 1990,5(2), 84 - 93

(6) DOUVILLE, J. A.

The Chemical Nature of Indoor Air Pollution

Dangerous Properties of Industrial Materials Reports, 1984, Mayo/Junio, 2-8(7) EPA

National Primary and Secondary Ambient Air Quality Standards

Code of Federal Regulations, Title 40 Part 50(40 CFR50). U.S. Environmental Protection Agency

(8) HOLNESS, G. V. R.

Human Confort and Indoor Air Quality

Heating/Piping/Air Conditioning, 1990, February, 43-52

(9)   McNALL, P. E.

The HVAC Engineer and Indoor Air Quality Heating/Piping/Air Conditioning, 1988, February, 65-70

(10) MORRIS, R. H.

Indoor Air Pollution: airborne viruses and Bacteria Heating/Piping/Air Conditioning, 1986, February, 59-86

(11) NAGDA, N. L., RECTOR, H. E., KOONTZ, M. D.

Guidelines for Monitoring Indoor Air Quality Hemisphere Publishing Corporation, 1986

(12) TEXTOS LEGALES DEL MINISTERIO DE TRABAJO Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo 1971, Art. 30.

(13) WALLINGFORD, K. M.

Indoor Air Quality Investigations In Office Buildings

Industrial Hygiene News Report. 1986, 29 (11)

Reservados todos los derechos. Se autoriza su reproducción sin ánimo de lucro citando la fuente: INSHT, nº NTP, año y título.          NIPO: 211-90-011-7










Contaminación del aire y enfermedades del corazón

03 / 08 / 2018

La contaminación del aire y las enfermedades del corazón: 

Para leer el artículo pulsa el siguiente enlace: javascript:nicTemp();